Applus+ certifica el Sistema de Gestión Antisoborno y el Sistema de Gestión de Compliance de AUSSA

23/03/2018
    AUSSA es la primera empresa de su sector, fuera del IBEX 35, que consigue la certificación ISO 37001 y UNE 19601.
    La empresa sevillana AUSSA (Aparcamientos Urbanos, Servicios y Sistemas SA) ya cuenta con los certificados ISO 37001 de Gestión Antisoborno y Anticorrupción y UNE 19601 de Gestión de Compliance Penal.
    A la entrega de los certificados han acudido el Delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera Valera; el Director General de AUSSA, José Carlos Cabaleiro; y el Director Comercial de Applus+ Certification, José Francisco Bonet San Martín.
    Durante el acto se han señalado las fases del proceso de implantación del Sistema de Gestión de Riesgos Penales de AUSSA y también se han recordado los beneficios de esta certificación tanto a nivel interno como con su relación con sus clientes.

    La lucha contra los delitos de cohecho

    La corrupción provoca desconfianza en clientes e inversores y disminuye los recursos disponibles para dirigir el negocio de manera eficaz. Para combatirla es recomendable que las empresas adopten una política antisoborno y anticorrupción que manifieste su compromiso con las buenas prácticas en estos ámbitos.
    El estándar nacional UNE 19601 establece las directrices para implantar un Sistema de Gestión de Compliance con el fin de prevenir los riesgos de comisión de delitos penales que deberá asumir la persona jurídica. Basándose en los requisitos de las normas de mayor reconocimiento internacional (por ejemplo, ISO 19600), Applus+ Certification ha desarrollado su esquema de certificación de Sistemas de Gestión de Prevención de Delitos. El objetivo de este sistema es proporcionar evidencias del compromiso de la empresa con la legalidad y la ética y, siempre y cuando se haya implantado antes de la comisión del delito, puede actuar como elemento eximente o atenuante de la pena impuesta a la empresa por los delitos cometidos.
    A nivel global, la manera de demostrar el cumplimiento de una empresa con las prácticas anticorrupción y antisoborno es obteniendo el certificado ISO 37001. Disponer de un Sistema de Gestión Antisoborno no garantiza que este delito no haya ocurrido en el pasado o que no vaya a ocurrir en la empresa, pero ayuda a combatirlo mediante la implantación de medidas para prevenir, detectar y tratar el riesgo de soborno.